Hoy comemos en casa

Apto para veganos.

Hoy, miércoles 29 de abril, penúltimo día del cuarto mes del año de la pandemia, en el cuadragésimo quinto día de arresto domiciliario, pensando ya en recuperar la talla perdida, nos hemos echado al veganismo cuasi total, que de vez en cuando viene muy bien para el cuerpo.

Para empezar hemos preparado unas alcachofas a la plancha. Hacerlas no tiene ningún misterio: Se abren las alcachofas por mitades, se les pone sal y pimienta y una gota de aceite de oliva y a la plancha. Riquísimas, digestivas y diuréticas.

A continuación una buena ensalada compuesta de: Mezcla de lechugas, cebolla, rabanitos, nabo, zanahoria, pistachos y tomatitos xerry. Tampoco tiene ningún secreto, se corta todo en rodajas a excepcion de los tomatitos xerry que se cortan por mitades, y en cuanto a los pistachos se trocean en lo posible.

El secreto está en hacer un buen aliño a base y por este orden, de : sal, de aceite de oliva, vinagre de Módena y por último pimienta. Se la deja reposar unos minutos mientras el aceite y el vinagre van bajando y empapando toda la ensalada y luego si se quiere se puede remover.

Como postre casero hemos preparado un bracito de gitano relleno de crema de café. Tampoco tiene ningún secreto, sólo un poco de dedicación:

Para hacer la lámina necesitamos necesitamos dos huevos, dos cucharadas grandes de harina y dos cucharadas grandes de azúcar moreno; con unas varillas mezclamos bien todo ello.

Precalentamos el horno a 180 grados y a continuación introducimos la mezcla anterior aplanada y bajamos el horno a 160 grados, pasados 10 minutos tendremos hecha la lámina del bracito de gitano.

Para hacer la crema de café necesitamos una cucharada grande de café soluble, una yema de huevo, una cucharada de azúcar, un poco de maizena y por último le añadimos un vaso de leche caliente, todo lo cual removemos bien con unas varillas y luego lo dejamos enfriar.

Un vez fría la crema de café se monta la clara del huevo anterior con un poco de azúcar, lo enrollamos todo en la lámina, la espolvoreamos con azúcar glass y «voilá», ya tenemos el bracito de gitano relleno de crema de café.

Naturalmente la veganía no nos ha impedido degustarlo todo con una copita de cava de la tierra, que bien mirado no deja de ser también un producto vegano.

¡¡¡ Buen provecho !!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: