Relatos breves

Cuatro semanas de agosto (II). La diplomacia fallida.

Estamos ya a principios de  octubre y ante la situación confusa en la Península Ibérica, Inglaterra acude en ayuda de su aliado histórico, Portugal, y,  con urgencia y al margen de la OTAN,  envía un cuerpo expedicionario con orden de sellar la frontera a lo largo del río Guadiana, al mismo tiempo que envía parte de su flota a la base de Gibraltar, que los creyentes se han cuidado  mucho de no molestar, como tampoco se ha molestado en absoluto a la cercana y gran base  aeronaval de Rota.

Los creyentes manifiestan al mundo entero por las redes sociales que han recuperado pacíficamente Andalucía, el paraíso que se perdió y que ha vuelto a la fe verdadera, se restablece el Califato de Córdoba y se fija como sede física de su gobierno la propia Alhambra de Granada.

La primera medida, el primer decreto dictado por el reeditado  califato, es la anulación de las “Capitulaciones de Granada” firmadas el 25 de noviembre de 1491 entre el rey nazarí  Boabdil el Chico y los reyes de Castilla y Aragón, Dª Isabel y D. Fernando.  A continuación, y como segunda medida, se declara  nulo el decreto de expulsión de los moriscos, dictado en 22 de septiembre de 1609  por el Rey de España Felipe III.

Francia sigue a la expectativa de lo que hará el gobierno de Madrid, pero su Estado Mayor  ha desarrollado ya el plan para la ocupación militar de Cataluña.

El ejército español es bueno, pero es pequeño y carece de un número considerable de reservistas, no podría aguantar una guerra larga de desgaste. Al otro lado del Estrecho, el ejército del Atlas hace ya 10 años que estableció un servicio militar obligatorio de tres años para hombres y mujeres y si bien su material no es de última generación, lo cierto es que en 10 años ha ido acumulado unas enormes reservas de soldados bien adiestrados, como asimismo  ha ido acumulando en secreto grandes cantidades de material para la ocasión que ya ha llegado; carece de flota, casi todo es infantería, la cual ha ido pasando al otro lado del Estrecho mezclada entre los peregrinos.

Afianzado el puente de barcas, que nadie se atreve a tocar, pues de día y de noche está protegido por millares de mujeres y niños que no se mueven del mismo, el ejército del Atlas, con una rapidez y organización inesperada, ha ido  pasando  de mano en mano el  material ligero de uno al otro lado del Estrecho, el material pesado vendrá después. En pocos días han  pasado con sus pertrechos 100.000 soldados de infantería, agrupados en cinco divisiones,  que rápidamente marchan a la frontera norte que la ocupan en toda su línea en espera de que les llegue el material pesado.

Hay declaraciones políticas: “Este  ejército  no piensa atacar España, si ha pasado el Estrecho es sólo para proteger a los pacíficos creyentes de una posible respuesta militar de España”.  Las cancillerías europeas se tranquilizan con tales declaraciones, si bien, Francia sigue con su plan de ocupación de Cataluña e Inglaterra con el suyo de proteger Portugal.

Alemania empieza a preocuparse de lo que pueda pasar en las Islas Baleares y ordena a su Estado Mayor idear un plan para salvaguardar las vidas y haciendas de los muchos ciudadanos alemanes que habitan en Mallorca.

En cuanto a las Islas Canarias, allí hay una parte importante del ejército español que se prepara abiertamente para la defensa del archipiélago.

Los imanes del mundo entero hacen una llamada a la paz y a la convivencia. Por internet se habla de la recuperación pacífica del paraíso de Al.Andalus, que en su día fue arrebatado a los creyentes por la fuerza y ahora, los creyentes han recuperado pacíficamente guiados por El Mahdí, del que todavía nadie puede dar testimonio de haberlo visto u oído personalmente. En los países de los creyentes, hay manifestaciones numerosas de sus clases populares instando a sus gobiernos  a apoyar a sus hermanos de Al.Andalus si son atacados por España.

El gobierno de Madrid sigue sin saber que hacer, intensifica los contactos y encuentros diplomáticos, pero el suministro regular de petróleo y desbloquear el paso del Estrecho  pesa mucho y España carece ya de aliados internacionales fiables, parece que nadie está dispuesto a ayudarla a recuperar Andalucía.

En Cataluña, los nacionalistas, al margen del gobierno central, han iniciado en Barcelona conversaciones con los principales dirigentes de los creyentes  al objeto de conseguir apoyo para su independencia de España a cambio de dar ellos  apoyo al nuevo «statu quo» de Andalucía, reconociendo a “Al.Andalus”  como una nueva nación de creyentes y apoyando su reconocimiento y entrada como miembro de la ONU, sin embargo,  en Barcelona son distintas las facciones de los creyentes, algunas enfrentadas históricamente entre sí, pero que  están unida contra el enemigo histórico común y  una parte importante de los dirigentes  creyentes opina que los independentistas catalanes llevan años siendo apoyados y financiados  internacionalmente por el enemigo común, por lo que deciden que tales aspiraciones  de independencia no han de ser apoyadas, de manera que en Barcelona se forma un gobierno provisional creyente, al margen de la Generalidad, que declara su lealtad y sumisión al Califato de Córdoba.  Los disturbios  se recrudecen y aumenta con ello  el éxodo de catalanes hacia la frontera francesa.

España pide ayuda a la OTAN y lleva su derecho a las Naciones Unidas y al Tribunal Internacional de Justicia de la Haya.

El país del ejército del Atlas es un aliado histórico de Francia y del principal contribuyente de la OTAN. Por su parte Inglaterra, segundo miembro destacado de la OTAN, ha obtenido recientemente la concesión de los derechos de explotación petrolífera en las aguas territoriales de la ex-provincia española del Sáhara, a pocos kilómetros de las costas canarias: La OTAN declara que el conflicto lo es entre dos países amigos y no intervendrá en favor de ninguno de ellos.

En la ONU no se hace sino ratificar la situación de facto creada por el reconocimiento internacional de los países creyentes respecto del nuevo estado de «Al-andalus». Al-andalus es aceptado mayoritariamente como nuevo miembro de las Nacionales Unidas y entra en la organización con todos los honores como miembro de pleno derecho, ante las protestas diplomáticas de España que acude al Consejo de Seguridad, el cual dictamina lo mismo que la OTAN, que se mantendrá neutral en un conflicto entre dos países amigos.

España lleva el caso al Tribunal Internacional de Justicia de la Haya, que con rapidez inusitada sentencia, sin tener en cuenta las circunstancias históricas de hace 500 años, que la legalidad internacional no puede amparar hechos contrarios al derecho de gentes como fue la ocupación de Granada y la expulsión de los Moriscos, hechos que son calificados como de genocidio histórico, siendo declarados nulos y con efectos retroactivos los siguientes textos legales históricos: Las Capitulaciones de Granada de 25 de noviembre de 1491 y el Decreto de expulsión de los moriscos de 22 de septiembre de 1609.

Con la anulación de ambos decretos desaparece la legalidad y legitimidad que en su día permitió la ocupación y repoblación castellana del reino Nazarí.

Francia no se lo piensa más y ocupa militarmente Cataluña en tan sólo 48 horas, estableciendo su frontera con España en el Ebro. El propio presidente de la república francesa hace solemne declaración de que la ocupación militar de Cataluña es sólo temporal hasta el restablecimiento del orden público, que en ningún caso quiere reeditar la “Marca Hispánica” de  Carlomagno.

Alemania, con la excusa de proteger vidas y haciendas de ciudadanos alemanes, envía una brigada paracaidista a la Isla de Mallorca que en pocas horas toma los puestos claves de la isla sin oposición alguna por parte de la escasa guarnición española. Alemania declara solemnemente que su única intención es la protección de vidas y haciendas de los ciudadanos alemanes en Mallorca, sin embargo Alemania nunca ha renunciado a su sueño de comprar Mallorca y tener una isla «alemana» en el Mediterráneo.

El gobierno de España es incapaz de reaccionar, preocupado como está con su ejército desplegado en la línea de contención de Sierra Morena. Un avance de recuperación hacia el Sur se descarta, cualquier revés militar importante o el alargamiento de los enfrentamiento supondría sin duda la pérdida del territorio que aún se conserva.

España, como ya pasara con la pérdida de Cuba y Filipinas, vuelve a estar sola e internacionalmente abandonada a su suerte. Se decreta la movilización general y lo que queda de España se prepara para una larga y dura guerra de contención.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: