Opinión

La influencia de los youtubers

José Mª Torras Coll (Profesor Asociado de Derecho Procesal de la UPF).

LA INFLUENCIA DE LOS YOUTUBERS

El traslado de residencia y, con ello, de domicilio fiscal, a Andorra, de un mediático youtuber escapista ha causado gran revuelo e incluso indignación. Por cierto, en plena crisis sanitaria, social y económica, la Generalitat de Cataluña se plantea incrementar el uso del catalán en el entorno de los youtubers, instagrammers  e influencers en redes sociales, remunerándoles para que cambien de lengua y hagan sus contenidos en este idioma. 

Es tal su poder de persuasión que Sanidad recurre a influencers para convencer a los jóvenes de que se queden en casa y no asistan a fiestas para evitar los contagios y la propagación del virus.

Ello pone de relieve la enorme influencia y las abultadas ganancias de quienes a través de las redes sociales captan y encandilan a centenares de miles de incondicionales seguidores y, desde luego, influyen en la construcción de la identidad propia de los adolescentes , dificultando, e, incluso, entorpeciendo la función pedagógica y educativa de padres, madres y educadores.

Los jóvenes interactúan directamente con esos personajes instalados en las plataformas digitales y rápidamente los emulan estableciéndose una comunicación y empatía que muchas veces no tienen con sus propios ancestros ni con los docentes.

Como se ha escrito, si los influencers se han encumbrado como ídolos entre una multitud de adolescentes es porque, en gran medida, alguien se ha encargado de degradar su formacion, convirtiéndoles en gregarios estabulados, cautivos de la pantalla del ordenador y del móvil, en un contexto de gradual decadencia educativa, convirtiéndoles en seres moldeables para determinadas ingenierías sociales, al haber suprimido o devaluado materias esenciales, como la filosofía, la ética, los valores cívicos, constitucionales, la  cultura jurídica, financiera, etc, en lugar de fomentar la opinión crítica y el desarrollo de una personalidad propia que no debe estar reñida con la búsqueda de una integración y aceptación social.

La adicción a la socialización virtual, a la masificación adocenada, que suele desenvolverse en el terreno de la vulgaridad y la banalidad e incluso incentivando conductas autolíticas  o inculcando distorsionadores  modelos estereotipados, desplaza  e incluso interfiere en la relación paterno filial hasta el extremo de que los progenitores llegan a convertirse en auténticos extraños en el propio habitat familiar. 

Debería reflexionarse seriamente sobre la necesidad de revertir esta anómala disfuncionalidad y regularizar la publicidad engañosa o encubierta  producida a través del  ubicuo escaparate de los influencers.

José María Torras Coll

Profesor Asociado de Derecho Procesal de la UPF 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: