Antonio Vega Reina Crónica de Tribunales

Crónica de Tribunales: La Moldava.

Una de las causas principales del colapso económico del Imperio Romano fue la importación masiva de mano de obra; por un lado los saltos masivos a la valla del norte propiciaron un desmesurado aumento de trabajadores no cualificados y por otro lado las nuevas conquistas en el Este aportaron un considerable número de eslavos (esclavos), lo cual produjo que, a cambio de que unos pocos grandes señores se enriquecieran más de lo que ya lo eran, con ese desmesurado aumento de la mano de obra barata se produjo una caída a la baja de los salarios de artesanos y trabajadores libres, ciudadanos romanos equivalentes a lo que hoy llamaríamos clases medias, los cuales acabaron arruinados y sustituidos por el nuevo esclavismo, que en pocas generaciones daría paso a los que luego se llamaría «siervos de la gleba».

Moldavia es un pequeño país, carente de litoral y encapsulado entre Rumanía y Ucrania , que tiene dentro de sí una la comarca rusófona rebelde, la Transnitria. El país entero suma poco más de 33.000 Km2 y poco más de 2.500.000 de habitantes, los cuales están divididos en multitud de etnias, eslavas, rumanas, turquoides, las cuales desde tiempo inmemorial mantienen cierta distancia las unas de las otras.

En el caso de autos una ciudadana Moldava, la cual no era sino un eslabón más de una organización bien jerarquizada y bien engrasada económicamente, interpuso procedimiento ordinario contencioso administrativo contra la subdelegación del gobierno de Barcelona por la sanción que se le interpuso tras el acta de infracción levantada por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Dicha acta recogía la visita realizada a la empresa de la actora, persona interpuesta por la organización verdadera propietaria del negocio, por dos subinspectoras de trabajo, la cuales hicieron constar en el acta que en el momento de la inspección se encontraban en el local, prestando servicios por cuenta de la empresaria, seis muchachas de nacionalidades no comunitaria, concretamente moldavas todas ellas, las cuales en la fecha de la inspección carecían del preceptivo permiso de trabajo.

La empresaria basaba su recurso en  que las constataciones realizadas por las subinspectoras actuantes de que tales trabajadoras que se hallaban prestando servicios de camareras y ayudantes de cocina, no constituían auténticas constataciones sino meras suposiciones o deducciones de las subinspectoras actuantes.

Del valor probatorio de las actas de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se ocupa la Ley 8/1988 sobre infracciones y Sanciones del Orden Social, al decir: “Las actas de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social … están dotadas de presunción de certeza respecto de los hechos reflejados en la misma, que hayan sido constatados por el Inspector actuante, salvo prueba en contrario.”

En el mismo sentido viene a manifestarse el RD 928/1998 y la Ley42/1997 ordenadora de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, viniendo avalada la anterior normativa por los criterios relativos a la presunción de veracidad sentados por jurisprudencia del Tribunal Supremo, de la que se deduce que las actas de la inspección de trabajo, en cuanto consignan datos objetivos o circunstancias de hecho, están amparadas por la presunción de  veracidad.

Dicho lo anterior se había de constatar que en tres apartados diferentes del acta se manifestaba que las trabajadoras moldavas se hallaban prestando servicios, concretando las funciones particulares que desempeñaba cada una de ellas, camareras, cuatro, y ayudantes de cocina, dos. La versión de que tales trabajadoras  se hallaban justo ese día y a esa hora, todas ellas, en el local de autos, para interesarse por la situación de sus respectivos permisos de trabajo resultaba harto extraña y no podía ser tomada más que como tesis exculpatoria de la recurrente, carente de toda base fáctica.

Todo lo anterior encajaba dentro del tipo punitivo que no es otro que la existencia de trabajadores extranjeros contratados sin permiso de trabajo en el local de la recurrente.

Respecto a la alegación de existencia de defectos procesales, la misma debía de ser desestimada por cuanto examinado el expediente administrativo podía observarse que desde la visita al local de la recurrente, la extensión del acta de infracción y la notificación de la misma para alegaciones,  no habían transcurrido más de tres meses entre la última actuación consignada en el acta  y la notificación de la misma.

Tampoco se había vulnerado el principio de presunción de inocencia puesto que la presunción de certeza del acta es compatible con el derecho fundamental de la presunción de inocencia ya que tales actas tienen el carácter de prueba de cargo dejando abierta la posibilidad de prueba en contrario que desvirtúe la presunción. En el caso de autos la recurrente no presentó prueba alguna que desvirtuase la presunción de veracidad de la referida acta.

Respecto del elemento culpabilístico que también había sido alegado por la recurrente, aunque en las infracciones administrativas no tiene por qué haber necesariamente «dolo», bastando únicamente la simple inobservancia  por culpa o negligencia, lo cierto es que en el caso de autos la recurrente sí que conocía perfectamente la situación irregular de las trabajadoras, que habían sido reclutadas por ella en la región natal de las mismas, financiándoles el viaje hasta Barcelona, como claramente viene a reconocer en su escrito de demanda, existiendo sin duda  en el caso de autos por parte de la empresaria una conducta constitutiva de infracción muy grave al utilizar trabajadoras extranjeras sin haber obtenido con carácter previo el preceptivo permiso de trabajo, habiéndosele aplicado una sanción mínima por cada trabajadora extranjera  al servicio de la recurrente.

Por tales motivos las sanciones fueron confirmadas por el juez sustituto, cosa que en absoluto perjudica ni intimida a estas «empresas» que les es más rentable pagar las sanciones económicas que se les puedan imponer y al mismo tiempo, de una manera u otra, no cesar en su lucrativa la actividad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: