José Mª Torras Coll (Profesor Asociado de la UPF) Opinión

Los Agentes Covid.

Hay noticias que resultan insólitas o extravagantes. Que producen asombro y hasta estupefacción o perplejidad.

No es una serpiente o culebrón del verano, y, aunque alguno pudiese pensar que se trata de gastar una broma de chiringuito playero, lo cierto es que se ha oficializado en el BOE agosteño la creación, en las Islas Baleares, de los llamados «Agentes Covid«, una suerte de alertadores a los que se confiere la condición de autoridad. Por cierto, paradójicamente condición que no se les reconoce a los Vigilantes de Seguridad y que vienen reclamando con insistencia al ser víctimas de numerosas agresiones en el ejercicio de sus funciones, especialmente, en su cometido profesional singularmente en los medios de transporte.

Así, con el pretexto de legislar acerca de medidas urgentes para reducir la temporalidad en el empleo público, se crea personal «ad hoc», funcionario interino eventual ,para complementar a la policía local en el ejercicio de las funciones con vigencia temporal limitada, es decir, con fecha de caducidad, hasta el 31 de diciembre de 2022.

Los Agentes Covid desempeñarán su cometido sin disponer de ningún tipo de arma y su uniformidad se tendrá que diferenciar claramente de la que sea propia de los cuerpos de policía local. Se les distinguirá con leyenda, «Agente Covid» y se dedicarán a denunciar el incumplimiento de las ordenanzas, los bandos y otras disposiciones y actas municipales dentro de su ámbito de competencia, formular denuncias en el ejercicio de sus funciones y
cualquier otra que les atribuya la legislación vigente.

Es decir, a delatar a los ciudadanos que no usen la mascarilla en los lugares que aún es obligatorio, transporte público, farmacias, hospitales, centros de salud.

Otro extravagante y pintoresco decretazo que se alumbra agazapadamente, en pleno verano, por vía de Disposición Adicional, al margen de la ley vigente que confiere, a los  peculiares Agentes, bautizados popularmente como chivatos, competencias atribuidas a las policías locales y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, sin pertenecer a tales cuerpos, y, cuya justificación, en plena desaceleración de la pandemia, no se entiende, o cuando menos es harto discutible su sentido, cuando se dan otras necesidades ostensiblemente apremiantes, como vigilantes de playa, controladores de incendios, de contaminación acústica, personal de limpieza. Otro desatino.

José María Torras Coll

Sabadell

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: