Hoy comemos en casa

Un buen cocido

No me hable usted de los banquetes que hubo en Roma,
ni del menú del Hotel Plaza en Nueva York, 
ni de faisán, ni los foie grases de paloma,
ni me hable usted de la langosta thermidor.

Sí, efectivamente, aquellos de vosotros que os habéis criado en la cultura popular, los que habéis crecido con las canciones de los grandes de la copla, seguro que en seguida la habéis reconocido, efectívamente, así empieza la célebre canción “cocidito madrileño” del gran Pepe Blanco.

Cocido, aunque no exactamente madrileño, pero cocido calentito, contundente y sabroso es el plato de hoy, en este día frío, que pareciera como si el mal tiempo se hubiera aliado con el coronavirus para hacernos más insufrible el paso del invierno.

Así que, en hoy comemos en casa, lo tenemos:

UN BUEN COCIDO.

INGREDIENTES:

Pollo, pavo, hueso de espinada, pie de cerdo, tocino de papada, tocino fresco y huesos blancos, así como garbanzos, judías secas, apio, puerro, nabo, chirivía, zanahoria, col,  patatas y judías verdes.

HACEMOS:

Lo primero es preparar un buen caldo, para ello pondremos todo a hervir durante tres horas en la siguiente forma: En una olla pondremos el pollo, pavo, hueso de espinada, pie de cerdo, tocino de papada, tocino fresco y huesos blancos.

Cuando todo esto lleve media hora hirviendo añadiremos los garbanzos, judías secas,  apio, puerro, nabo, chirivía, zanahoria, col y patatas.

Acabado el hervido se cuela y se reserva toda la carne con los garbanzos y las judías secas, el apio, puerro, nabo, chirivía, zanahoria, col y patatas y ya tenemos el caldo.

Al caldo colado le añadimos nuevamente la carne reservada junto con unas judías verdes y algo más de garbanzos y judías secas y de aquí al plato.

Si bien, eminentemente, estamos  ante un plato de cuchara, para mejor disfrutarlo se come en dos tiempos:

En el primer tiempo, cuchara en mano, atacamos el cocido bien caliente, no importa que empecéis a tener calor; si veis que os sube la temperatura y se os empieza a colorear la piel, no os preocupéis, vais por el buen camino.

El segundo tiempo empieza cuando ya no quede nada en el plato, entonces se añade al mismo los trozos de carne y tocino y en este punto nada de cubiertos, como mejor se disfruta es comiendolo con los deditos, a base de trocitos de pan con los que vamos pillando trocitos de carne y tocino.

Todo ello regado con un buen vino tinto y, tras un ágape tan contundente como éste, se recomienda hacer una buena siesta. Llegada la noche, mejor no cenar nada o cenar muy ligero.

A la mesa y buen provecho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: